El embarazo dura unas 40 semanas contando desde el primer día de tu última menstruación. Generalmente, la concepción suele producirse unas dos semanas después de la última regla. Por tanto, durante la primera y segunda semana de embarazo, en realidad, todavía no hay embarazo. Es decir, no se ha producido fa fecundación.

¿Qué ocurre en esta segunda semana en tu cuerpo?

Si tu ciclo menstrual dura 28 días, uno de los ovarios expulsará un óvulo aproximadamente 14 días después del primer día de la última regla. El óvulo bajará por una de las trompas de Falopio, donde se unirá con un espermatozoide. ¡Te lo contamos con más detalle a continuación!

En la semana 2, la regla desaparece y tu cuerpo se prepara para el embarazo. Nos encontramos en la fase preovulatoria o fase folicular del ciclo menstrual. Es el momento en que tiene lugar la proliferación del endometrio y la ovulación.

La hormona encargada del crecimiento de los folículos ováricos es la foliculoestimulante  (FSH, por sus siglas en inglés) y también la encargada de que migre hasta la superficie del ovario. Al mismo tiempo, este desarrollo de los folículos provoca que el ovario aumente su producción de estradiol, hormona encargada de la proliferación del endometrio en el útero.

Los folículos son pequeñas bolsas de líquido que se encuentran en el ovario; dentro de cada folículo madura un óvulo. Sólo uno de los folículos continuará su desarrollo (hasta convertirse en un folículo preovulatorio o de Graaf), el resto degenerará y per “perderán”.

Al final de la segunda semana, se produce otro importante cambio hormonal con un pico de hormona luteinizante (llamada LH por sus siglas en inglés). Esto provoca que el folículo se rompa y su óvulo es expulsado hacia la trompa de Falopio. Nos encontramos ya en la fase de ovulación. De ahí, que las relaciones sexuales durante el final de la segunda semana del ciclo menstrual aumentan la posibilidad de conseguir el embarazo.

Cuando tu pareja eyacula, millones de espermatozoides “viajan” a través de la vagina y cientos de ellos llegan a la trompa de Falopio, donde su óvulo los está esperando. Por lo general, un espermatozoide logra penetrar el óvulo: es entonces cuando se lleva a cabo la fecundación.

¿Sabías que los espermatozoides pueden vivir hasta 5 días en tu interior? ¿Y que los óvulos viven uno o dos días? Esto se traduce en que la ventana fértil abarca desde los 5 días previos a la ovulación hasta el día siguiente.

Síntomas de la ovulación

Durante esta semana 2 también ocurren cambios significativos en el cuerpo de la mujer relacionados con la ovulación. No son síntomas de embarazo porque insistimos todavía no se ha producido pero sí otras molestias típicas de la fase de ovulación como, por ejemplo, flujo vaginal abundante y de mayor viscosidad, dolor abdominal y/o hinchazón, molestias en los pechos, gases, aumento de la temperatura corporal, etc. Se trata, en general,  de unas molestias ligeras, más leves que las propias de la menstruación.

Test de ovulación

Si te resulta difícil reconocer estos síntomas y/o si quieres estar segura de cuando estás ovulando, existen en el mercado unos test de ovulación.  Se trata de unas tiras que venden en las farmacias que identifican el pico de LH en la orina para saber qué días eres más fértil.

Test de embarazo y ecografía

Si me hago un test de embarazo en la semana 2, ¿puede salir ya positivo? Por norma general, los test de embarazo en orina pueden detectar la gonadotropina coriónica humana o hCG (biomarcador para detectar un embarazo) a las 4 semanas de gestación, ya que sólo obtendremos un resultado positivo cuando la concentración hCG sea de al menos 20mUI/ml.

La hCG se empieza a secretar tras la implantación, que generalmente ocurre entre os días 8 y 10 tras la ovulación. Su concentración se duplica cada 48 horas durante los primeros 30 días después de la implantación.

Por tanto no tiene sentido hacer un test de embarazo en la segunda semana del ciclo menstrual. Como

tampoco lo tiene hacerse una ecografía en este momento puesto que no hay embrión todavía. Sin embargo, si tu ginecóloga lo considera oportuno puede hacerse una revisión ginecológica para ver el útero o los ovarios.

Desarrollo del bebé

Si todo va bien, el espermatozoide fecundará al óvulo al final de la semana 2. ¿Sabías que el sexo del bebé se determina justo en el momento en que se lleva a cabo la fecundación? De los 46 cromosomas que forman el material genético, sólo dos: uno que proviene del espermatozoide y el otro del óvulo ) determinarán el sexo de tu bebé. Estos se conocen como “cromosomas sexuales”.

Recomendaciones

 Las mujeres que están buscando activamente un embarazo es importante que se empiecen a cuidar antes de la concepción. Lo ideal es hacerlo meses antes: cuidando tu alimentación, llevando una dieta sana y equilibrada (poniendo especial énfasis en las proteínas, calcio, etc) y un estilo de vida saludable (haciendo ejercicio y evitando el café, el tabaco y el alcohol). También puedes empezar a tomar ácido fólico un tiempo antes si así lo considera tu médico de cabecera y/o ginecóloga.

Los expertos recomiendan una visita ginecológica antes de la concepción para hacer una revisión y comprobar que todo está bien. No te preocupes si el embarazo te ha llegado por “sorpresa” y no has podido hacerte este examen. Se trata de una recomendación.

Si todo va bien, te quedan muchas semanas de cambios en tu cuerpo hasta conocer a tu bebé: intenta disfrutar de cada etapa.

Desde Amarsupiel recomendamos que te informes tanto de lo que va sucediendo en tu cuerpo semana a semana como de las posibilidades que tienes cuando llegue el momento de dar a luz así como el tipo de alimentación que darle a tu bebé. Cuanto más informada estés, mejores decisiones podrás tomar.

¡Sigue nuestra Guía del Desarrollo del bebé Semana a Semana!